ver página principal
ver curriculum ver galerías de imágenes ver cuaderno de campo recomendaciones de páginas web vista resumida de diferentes trabajos
ver imagen grande


La ilustración científica es un vehículo de transmisión del conocimiento y ello requiere al ilustrador conocer bien la realidad que va a mostrar. Esta primera fase del trabajo, la del conocimiento, es la más apasionante y en ella destaca especialmente el trabajo de campo, buscando la información en las fuentes primeras. Por ello, los trabajos más atractivos para el ilustrador son aquellos en que él mismo realiza la investigación previa o participa de forma importante en ella.

En 1.987 terminé un trabajo sobre la explotación artesanal de la sal en el pueblo burgalés de Poza de la Sal. Había pasado cuatro años reconstruyendo en mis dibujos el aspecto original de las instalaciones y su funcionamiento, después de recorrer una y otra vez las viejas salinas, entrevistarme con los antiguos salineros y consultar los documentos existentes. El resultado fue un trabajo de 120 páginas de texto y 45 dibujos, que constituyen el testimonio único de una labor ancestral, rescatándola del olvido al que había sido condenada, al abandonarse la actividad salinera unos 15 años antes. La Diputación burgalesa premió el trabajo y lo publicó en 1.990 y posteriormente en 2.001.

Durante los últimos 25 años del s. XX recorrí insistentemente la provincia de Burgos durante mis vacaciones, tomando notas de las actividades tradicionales y los utensilios que aún se mantenían vigentes, a pesar de la progresiva sustitución tecnológica.

Almacén de Trascastro
ver imagen grande
Galería
ver imagen grande
Sección del salero
ver imagen grande
Portada Libro
página siguiente